Identidad y mercancía. Kitsch-mundi.

2017 edition

Lluís Sallés Diego

A finales de la d√©cada de los setenta, el dise√Īo italiano rompi√≥ las reglas de funcionalidad del dise√Īo industrial y entr√≥ de lleno en un proceso de iron√≠a, seg√ļn algunos perversidad, eliminando la norma y destruyendo el orden en pro de la emoci√≥n. A trav√©s de la exaltaci√≥n de lo emocional y bajo el ep√≠teto de Radical design, grupos como Archizoom y Superstudio desgarraron las sistem√°ticas teor√≠as de la escuela de Ulm, y la est√©tica kitsch conden√≥ al olvido el ideario bauhasiano, seg√ļn el cual la funci√≥n define la forma. Ninguna frontera se libr√≥ de la influencia de la revuelta italiana, cuya impronta a√ļn hoy es visible en cientos de objetos.

Con este trabajo de investigaci√≥n pretendo elaborar la hip√≥tesis seg√ļn la cual a trav√©s del kitsch hemos depositado parte de nuestra identidad en los objetos que adquirimos, y con los cuales mantenemos relaciones, que podr√≠amos considerar emocionales. En cierta manera mi propuesta reconduce la idea heideggeriana de la muerte de Dios, hacia su sustituci√≥n por la mercanc√≠a, y la entrada en el kitsch-mundi.